lunes, 24 de mayo de 2010

jueves, 13 de mayo de 2010

martes, 11 de mayo de 2010

lunes, 10 de mayo de 2010

HARRYHAUSEN PORTRAIT

Sin+títul..n

Preciosa fotografia retrato tomada en 2003

jueves, 6 de mayo de 2010

miércoles, 5 de mayo de 2010

El monstruo de tiempos remotos" pressbook y promocion

aabeast10

aabeast11

aabeast6

aabeast8

aabeast9

Fotos promocionales del estreno

aabeast5

aabeast13

Lobby cards Mexicanos

2216379173_d29c47ff61_o

2217172194_2c939bf394_o

2217197962_ac3da0ccb5_o

Posters

2284243235_f9cfb22793_o

23377

2644899213_8f61608e51_o

3067581121_ea91ef2e23_o

El_monstruo_de_tiempos_remotos

Fotonovela francesa

fotonovela francesa

bradburyray


el monstruo de tiempos remotos


martes, 4 de mayo de 2010

Ray Harryhausen, mi primer encuentro con el maestro




Este video recoge un sueño cumplido, el conocer en persona al gran mago de los efectos especiales Ray Harryhausen, por y para el cual fue creado este humilde blog. Fue durante la presentación en Madrid de la 3ª semana internacional de cine fantástico y de terror de Estepona, a la cual fui amablemente invitado por su director Julio Peces. Veréis en el video que las fechas están erróneas, el día en concreto fue una mañana del 20 de Septiembre de 2002, acompañado por mi socio y gran amigo Franc Hernandez y mi esposa María Jesús, cámara en mano. El solo pensar poder estrechar la mano a la persona que dio vida al cíclope de “Simbad y la princesa” y los esqueletos de “Jason y los Argonautas” me producía un nerviosismo y una emoción indescriptible. Y tras 25 minutos de espera en una sala apareció Ray caminando solo, en dirección nuestra. Los nervios se disiparon y tras romper el hielo con un “hello master!!...” todo fue simpatía y cordialidad. Ray es como un Peter Pan, un niño grande. Como bien lo definiría Carlos Aguilar en una entrevista. Lo primero que me impresiono fueron sus enormes manos, al saludarle y estrechársela me preguntaba como un hombre con semejante mano pudo dar vida a unos modelos tan detallados y delicados. Impresionante. Durante los cerca de 20 minutos que estuvimos solos en la sala le enseñe la maqueta del “MONSTER WORLD” numero 5, el especial cine fantástico años 50, sin portadas. En el mismo incluiría después la entrevista que le realizamos tras la presentación. Se vio sorprendido por el trabajo y me pregunto si conocía la revista de Forry “FAMOUS MONSTERS OF FILMLAND”, le dije que por supuesto, que era mi preferida, asentando con la cabeza. Pasando las paginas llego al articulo dedicado a los “Monstruos ridículos” y al ver la fotografiá del pajarraco gigante de “The giant Claw”(1957- Fred F,Sears) exclamo un simpatico ¡Horrible!..¡Horrible! Entre carcajadas. Igualmente cuando aparece el hombre mosca de “The return of the fly” (1959-Edward L. Bernds) dijo en perfecto español “En boca cerrada no entran moscas”, las risas fueron continuadas. Despues vinieron las fotos firmadas y la foto para la posteridad, esta ultima no la conservo por un accidente con el carrete...lo desvelo mi hija pequeña con 2 años por un imperdonable descuido mio. Cosas que pasan, por lo menos me guardo el recuerdo del video y la dedicatoria. A Ray lo solicitaron un grupo que se encontraba detras nuestro. Eran el dibujante Carlos Jimenez, el editor Alberto Santos y Paul Nashy. En el video comprobareis el primer encuentro de Ray con Nashy, un momento inmortalizado por mi cámara de video tristemente irrepetible. Tras el encuentro la presentación, que no he montado por que el audio es desastroso. Al final de la misma Ray anunciaba la inminente aparición de un libro sobre el y su cine. Dos años después presentaba “Ray Harryhausen an animated life” en Animadrid donde estuve con el por segunda vez, en esta ocasión los cientos de Fans convirtieron a Ray en inaccesible. Guardo un imborrable recuerdo de aquella mañana, de aquel primer encuentro con Ray en Madrid. Al despedirme de el le pedí una dirección para poder mandarle el numero del fanzine cuando estuviese editado y el muy amablemente saco su cartera de cuero de la chaqueta, la abrió y extrajo una tarjeta, la ultima que tenia, con su nombre y dirección de Londres, pero antes de dármela corrigió con su puño y letra un código postal que se encontraba mal impreso. Todavía la guardo como oro en paño. Nuevamente nos estrechemos las manos y me despedí de el con un agradecido “Thank you very much for everything...master”.